Camisea: ¿por qué cuesta tanto el gas barato?