Tsilhqot’in Nation v. British Columbia

La Nación Tsilhqot’in impugnó un fallo provincial de otorgar un permiso para la tala comercial en tierra considerada por los Tsilhqot’in como parte de su territorio tradicional.  Los Tsilhqot’in entablaron un reclamo por su territorio.

La Corte Suprema de Canadá falló que el derecho aborigen de título de propiedad deriva de “la suficiente ocupación”, es decir, el uso suficiente y continúo de la tierra, junto con la ocupación exclusiva de la misma.  En dicha determinación, los tribunales deben aplicar un “abordaje que es culturalmente sensible” a la suficiente ocupación “en base a las perspectivas duales del grupo aborigen en cuestión – sus leyes, prácticas, tamaño, habilidad técnica y la naturaleza de la tierra reivindicada – y la noción en la ley consuetudinaria de la posesión como un fundamento del título”.  Párrafo 41.  Además, con respecto a la ocupación de la tierra, el análisis ya no se limita a sitios específicos de asentamiento, sino que se extiende a las tierras que regularmente se utilizan para la caza, pesca, búsqueda de alimentos o el aprovechamiento de los recursos naturales sobre los cuales el Pueblo Originario [‘First Nation’] ejerció control en el momento de la reivindicación de soberanía europea en cuanto a la tierra en cuestión.

Los gobiernos y terceras partes que buscan utilizar la tierra, tienen que obtener el consentimiento de los Pueblos Originarios que poseen títulos de propiedad a la misma.  Si poseedores de títulos de propiedad no dan su consentimiento, el gobierno puede pasar a la acción y obligar el uso propuesto de la tierra, siempre y cuando se justifica bajo la Sección 35 de la Ley Constitucional, 1982.

Para justificar la invalidación de la decisión de un Pueblo Originario en lo que concierne las tierras con títulos de propiedad en nombre de pueblos aborígenes, el gobierno tiene que mostrar que: (1) cumplió con su deber procesal de consultar y concertar con el Pueblo Originario; (2) sus acciones están respaldados por un objetivo convincente y sustancial y (3) la acción gubernamental es coherente con la obligación fiduciaria de la Corona.  Párrafo 77.  Las infracciones de los títulos de propiedad aborígenes, no pueden ser justificadas si privarían sustancialmente a las futuras generaciones del beneficio de la tierra.

Los archivos adjuntos: 
Fecha del Recurso: 
Monday, August 11, 2014
Países y Regiones: 
Tipo de recurso: